miércoles, 25 de abril de 2012

Volvió Roxette a la Argentina (por segunda vez en un año)

El dúo sueco formado por Marie Fredriksson y Per Gessle regresó al país después de un año y unos pocos días para realizar una mini gira por algunas de las ciudades más importantes del territorio argentino.


Luego de sus shows del 4 y 5 de abril de 2011 en el Luna Park de Buenos Aires y del 7 del mismo mes en el Orfeo Superdomo de Córdoba, Roxette volvió con su banda para brindar cinco recitales más en Argentina, habiendo comenzado anoche en la capital argentina. Nuevamente se presentaron en el estadio Luna Park, ya conocido por los fanáticos como "Lunatic Park". Resultó ingenioso el término acuñado por el grupo, sorprendido por la entrega del público en cada show.


Tras el recital en Buenos Aires, Roxette estará el jueves 26 en Neuquén, el sábado 28 en Mar del Plata, el lunes 30 en Rosario y el jueves 3 de mayo en Córdoba.



Con un setlist muy similar al de los shows del año pasado, Roxette interpretó cada uno de sus hits, exceptuando Wish I could fly para lamento de muchos, en un recital de aproximadamente 1 hora y 45 minutos, repasando una carrera plagada de éxitos y que aún tiene mucho por sumar.



En una velada altamente pop se sucedieron en la primera parte del show canciones como Dressed for success, Sleeping in my car, The Big L., Silver Blue, Stars y She's got nothing on (But the radio) del anteúltimo álbum, Charm School.



Continuando con el repertorio, Roxette interpretó Perfect day y Things will never be the same, para llegar al éxito hollywoodense It must have been love, conocido por integrar la banda sonora de la película Pretty woman (Mujer Bonita en Hispanoamérica), con Richard Gere y Julia Roberts.



Una de las noticias de la noche, fue sin dudas la inclusión en la lista de temas de It's possible, el último single del dúo, lanzado en marzo.

Canal de baio77 en YouTube

De esta manera, debutó en vivo el corte de difusión del último álbum, Travelling. Un regalo para el público argentino que quizás tiene que ver con aquello de "best crowd ever", o "el mejor público del mundo".



Siguieron uno de los temas preferidos de Roxette según ellos mismos, 7twenty7, luego el hit Fading like a flower (Everytime you leave), Crash! Boom! Bang!, el clásico enganchado de la gira que mezcla How do you do! y Dangerous, y antes del primer descanso de la noche, uno de sus temas más conocidos, Joyride, acompañado de globos que rebotaban entre la gente, unos pocos gigantes con la inscripción "Roxette" y una buena cantidad de globos de cumpleaños de diferentes colores y tamaños.



Otra de las sorpresas fue, antes de Joyride, el solo del guitarrista que acompaña a Roxette, Christoffer Lundquist. El año pasado había interpretado La Cumparsita y Mi Buenos Aires querido, pero este año se despachó con un cover del grupo argentino Soda Stereo. Reprodujo perfectamente la introducción y las primeras estrofas de De música ligera y fue acompañado por el coro de un Luna Park lleno, lo que gestó uno de los momentos más intensos de la noche.



Luego del descanso, la banda regresó al escenario para regalar al público sendas versiones de Spending my time y finalmente The look, cuya interpretación se encontró envuelta por la euforia general que brotaba desde todos los rincones del estadio. Antes de retirarse de escena, Per Gessle agradeció a los fans por el cariño y esperanzó a todos con un "we hope to see you very very soon again" (esperamos verlos nuevamente muy muy pronto), sabiendo que un público tan fiel los querrá ver una y mil veces, luego de los miles de pedidos por el regreso del dúo que se replicaron por todos los medios, especialmente Internet.



Cuando parecía que el espectáculo había concluido, Roxette volvió al escenario para el segundo bis. Por supuesto, no podía faltar Listen to your heart, sucedida por Church of your heart.



El saludo de la banda, una cálida despedida entre los músicos y el público y el "olé, olé, olé, olé, Roxette, Roxette" que acompañó durante todo el show y que resume la devoción de los fans en este, el primer ritual de los cinco que Roxette trae a la Argentina y que ahora todos esperan que se repita año tras año.
Publicar un comentario