miércoles, 11 de abril de 2012

Falleció el fundador de Commodore International

Jack Tramiel encarnó en la década de los '80 la idea de sacrificio en los negocios, "empezar de abajo", como se dice en la Argentina. Falleció el pasado domingo a los 83 años.



Nació en el seno de una familia judía de Polonia en 1928, y tras sobrevivir a los campos de concentración nazis, emigró a Estados Unidos. Según sus propias palabras, quería aprender más sobre ese país porque había sido liberado por estadounidenses, así que se alistó en el Ejército. Allí aprendió a reparar máquinas de escribir.

Tiempo después, mientras trabajaba en un pequeño local de reparación de maquinaria de oficina durante el día y conducía un taxi durante la noche, decidió hacer uso de un préstamo de 25 mil dólares que le otorgaba el Gobierno por haber sido parte del Ejército y creó su propio local de reparación de máquinas de escribir. Lo llamó Commodore Portable Typewriter.


Aunque tuvo que ir adaptándose a las condiciones del negocio, como cuando tuvo que reemplazar la producción de máquinas de escribir por máquinas sumadoras debido a la invasión de artefactos japoneses en el mercado, nunca dejó de crecer, hasta llegar a ser pionero en la fabricación de computadoras personales de consumo masivo.

Además adquirió la división de computadoras y videojuegos de Atari, a la que realizó significativos aportes luego de su alejamiento de Commodore en 1984.

En retrospectiva, sin lugar a dudas el principal logro en su carrera fue el lanzamiento de la computadora Commodore 64 en 1982, comercializada durante 12 años y considerada como la más vendida de la Historia.
 
A modo de resumen, un interesante repaso sobre la obra y el legado que dejó Jack Tramiel realizado por Telefé Noticias, el noticiero de la señal televisiva argentina Telefé:

Publicar un comentario