lunes, 23 de abril de 2012

Otro aniversario: los 30 años de la ZX Spectrum

En un año de aniversarios, cumple hoy 30 años uno de los competidores directos de la Commodore 64, la computadora doméstica ZX Spectrum de la compañía británica Sinclair Research.



Con una memoria de 16 KB (a 125 libras) o 48 KB (a 175 libras) y un procesador Zilog Z80 a 3,5 MHz desarrollado por el mismo creador del primer microprocesador comercial, el Intel 4004, la ZX Spectrum fue una de las computadoras más populares en el Reino Unido, así como la Commodore 64 lo fue en Estados Unidos. Junto con sus sucesores ZX Spectrum+ y ZX Spectrum 128, se calcula que desde su lanzamiento el 23 de abril de 1982 hasta que dejó de producirse en 1992 vendió alrededor de 5 millones de unidades. Se crearon más de 23.000 aplicaciones para la ZX Spectrum y aún hoy se siguen lanzando programas para esa computadora.

El homenaje de Google.co.uk por su 30º aniversario y en el día de San Jorge

En cuanto a sus características de video, era capaz de reproducir tan sólo 15 colores en una resolución de 256 x 192 píxeles.

La ZX Spectrum utilizaba el sistema operativo Sinclair BASIC e incluía en su parte trasera una entrada de audio para ejecutar aplicaciones a través de cassettes en reproductores externos, así como también salidas de audio y video, un slot de expansión para agregar memoria RAM o dispositivos periféricos, y por supuesto, la entrada de alimentación eléctrica.


Sus dimensiones eran bastante reducidas, teniendo en cuenta sus 23,3 cm de largo por 14,4 de alto y 3 de profundidad. Además pesaba aproximadamente medio kilo.

En la Argentina, tuvo su clon fabricado por la compañía rosarina Czerweny Electrónica, la CZ 2000, con el mismo sistema operativo de la ZX Spectrum, pero con una parte de sus componentes producidos en el país.


Para quienes aún disfruten de estos hitos de la informática y de sus juegos y aplicaciones, existen varios emuladores que recrean el funcionamiento de la ZX Spectrum en computadoras, teléfonos móviles y otras plataformas.

Una excusa más para recordar viejas pero gloriosas épocas.
Publicar un comentario