sábado, 30 de junio de 2012

Gamer revival en la nueva película de Disney

Por fin, la comunidad gamer tendrá una película a la que rendirle culto. Llega por el lado más inesperado, pero promete tocar las fibras nostálgicas de muchos, aquellos que crecieron con los primeros juegos virtuales y que aún hoy los prefieren por sobre las actuales superproducciones multimillonarias, de efectos especiales superrealistas y con requisitos técnicos que sólo superan las computadoras y consolas más nuevas del mercado.


El film en cuestión se llama Ralph, el demoledor (Wreck-It Ralph, su título original) y se estrenará el 2 de noviembre próximo en Estados Unidos, mientras que llegaría a la Argentina en los primeros días de 2013.

El largometraje cuenta la historia de Ralph, el antagonista de un videojuego ficticio de arcade que se halla cansado luego de 30 años de realizar todos los días el mismo trabajo como villano de la historia. Decidido a demostrar que puede ser un buen muchacho, se escapa del juego para probar suerte en otras tierras. Así, se encuentra en un juego de disparos al estilo Call of Duty o Halo, en el que se sorprende por la violencia que ahora inunda los videojuegos de acción, engañado por la inocencia que caracterizaba a los primeros juegos virtuales, ese mundo del que formaba parte. Más tarde, ya en un juego de kartings, conocerá a una niña que lo ayudará a detener una amenaza para los juegos que él mismo provocó y devolver las cosas a su normalidad.


Lo emocionante de la película, además de que trata la historia de un personaje proveniente del mundo de los 8 bits, son los cameos de una gran cantidad de personajes de los videojuegos que marcaron las décadas de los 80 y los 90. Será posible conocer el aspecto tridimensional y con cientos de píxeles de Clyde (Pac-Man), Bowser (Super Mario Bros.), Dr. Eggman (Sonic the Hedgehog) y M. Bison y Zangief (Street Fighter), entre otros. Aunque el trailer oficial sólo muestra a estas figuras en una reunión de villanos con Ralph, es posible que aparezcan también los protagonistas de dichos juegos, tal vez en las imágenes que se verán de la Estación Central de Juegos desde donde, según la película, los personajes abordan distintos trenes para llegar a sus lugares de trabajo.

Como una interesante forma de promocionar el film, Disney creó el juego que lanzó a la fama a Ralph, posibilitando a quienes se sientan identificados con la cultura de los 8 bits jugarlo en su sitio web. A simple vista, parece ser una parodia de Donkey Kong y Rampage, un juego de arcade en el que el usuario se ponía en la piel de animales mutantes y cuyo objetivo era destruir edificios y ciudades enteras para superar los distintos niveles. Curiosamente, el jugador 3, representado por un hombre lobo, tenía por nombre Ralph.


Por si todavía quedaba alguna duda, Ralph, el demoledor constituye la prueba más concluyente de que, lejos de estar en decadencia, la cultura vintage se encuentra más vigente que nunca.
Publicar un comentario