sábado, 21 de enero de 2012

Para el que creció y le quedó chico el joystick del Family

No debe ser muy común ir caminando por una estación de subte (o metro para los lectores no argentinos) y cruzarse con una TV LCD conectada a un Nintendo Entertainment System (o NES). Mucho menos común debe ser que el joystick de esa consola tan anticuada para estas épocas sea del tamaño aproximado, digamos, de un automóvil. Pero, aunque suene extraño, esta experiencia es la que están atravesando durante estos días los pasajeros del metro londinense que deambulen por la estación Liverpool Street.

Ben Allen con su creación

 
El británico Ben Allen (23), estudiante de ingeniería en la Universidad Técnica de Delft (Holanda) tuvo la brillante idea junto con sus dos amigos Stephen Van 't Hof y Michel Verhulst de construir el joystick de NES (consola conocida en Latinoamérica como Family Computer o su versión pirata Family Game) más grande del mundo, consiguiendo así un lugar en el libro de los Récords Guinness.

Michel Verhulst, Ben Allen y Stephen Van 't Hof

El proyecto, llamado NEStalgia, surgió en un bar mientras los tres estudiantes tomaban, seguramente, alguna cerveza, y les llevó más de cinco meses terminarlo, costando alrededor de 4000 libras esterlinas (unos 6200 dólares). El resultado final fue un joystick de aproximadamente 120 kilogramos y sorprendentes dimensiones: 3,66 metros de largo, 1,59 de ancho y 51 centímetros de alto, algo así como treinta veces el tamaño de un joystick original. No obstante, mayor es el asombro si calculamos que, manteniendo la escala, el usuario apropiado para este joystick debería medir aproximadamente 50 metros. Un buen gadget para Godzilla o King Kong tal vez, pero no para cualquier ser humano que se precie de ser tal. Por eso, esta versión XL del mando de Nintendo debe ser inevitablemente accionada por dos personas para alcanzar todos los botones.
 
 
La exhibición del enorme dispositivo en la estación de subterráneos inglesa se enmarca en una campaña de publicidad por la presentación del libro Guinness de los récords 2012 en su edición Videojuegos. Allí será posible probar el juego más popular de todos los tiempos, Super Mario Bros., así como también otro de los clásicos, Tetris.

Ben Aller posteriormente declaró que tanto él como sus dos amigos son "apasionados de los videojuegos" y que querían homenajear al dispositivo más emblematico, el joystick del NES. También admitió que era emocionante saber que habían "hecho historia" y que habían logrado entrar al registro de récords que publica anualmente el reconocido libro Guinness.
 
Crédito de fotos y video: Stuff MagazineGuinness World Records.
Publicar un comentario