lunes, 3 de octubre de 2011

Hits ochentosos + Calidad = Tears For Fears en el Luna

Tears For Fears se presentó anoche por tercera vez en Argentina y superó las expectativas en un Luna Park repleto. El dúo formado por Roland Orzabal y Curt Smith se encuentra realizando una gira por latinoamérica que terminará en Brasil con los próximos cinco recitales.
 


El duó inglés comenzó el show de una manera bastante particular, abriendo el espectáculo con uno de sus hits más importantes, Everybody wants to rule the world. Y por supuesto, después de depositar toda su energía en ello, tanto los músicos como el público continuaron el recital con la inercia generada por esa misma euforia. Y nunca pudieron bajarse.
 
 
Está claro que era muy difícil salir de ese estado, teniendo en cuenta que también dentro de las primeras canciones del setlist estaba Sowing the seeds of love.
 
 
Así, con magníficas interpretaciones, y exceptuando Everybody wants to rule the world y Sowing the seeds of love, la primera mitad del espectáculo alternó paradójicamente canciones del primer álbum, The hurting (1983) y del último, Everybody loves a happy ending (2004), demostrando que no son sólo un álbum exitoso y que fueron coherentes con su estilo musical desde sus principios hasta la actualidad.
 
Esa dualidad se quebraría con una curiosa versión jazz de Billie Jean, uno de los éxitos más conocidos de Michael Jackson.
 
 
Mientras tanto, Roland Orzabal se dirigía al público en español, agradeciendo y hasta hablando sobre su abuelo argentino, y sus primos, que según el mismo guitarrista, debían "estar sentados por ahí". Curtis Smith también intercambió algunas palabras con el público, aunque en inglés, y contestaba los alaridos de "I love you", con algún "I love you, too" ("yo también te amo"), preguntándose jocosamente si alguna vez habría visto a la mujer, porque no la reconocía.
 
Acercándose al cierre del show, Tears For Fears interpretó Pale Shelter antes de tocar Break it down again, la única canción del recital compuesta durante el período en que Curt Smith se alejó de Tears For Fears y Roland Orzabal visitió en soledad la Argentina.
 
 
Finalmente el primer tramo del show se cerró con Head over heels, con una multitud que ya a esa altura no paraba de saltar, y acompañaba el sonido del teclado con un "ooohh".
 
 
Para satisfacción del público, y luego de un descanso en el que los aplausos seguían aún acompañados por un coro de miles de personas, el dúo y el resto de los músicos volvieron al escenario para dar paso a Woman in chains, con una destacada participación del corista Michael Wainwright que reemplazó la voz de Oleta Adams en ese recordado éxito, y que antes del show había oficiado de telonero con una guitarra acústica y un poco de pintura blanca en la cara.
 
 
Finalmente, y casi llegando a las dos horas de recital, Tears For Fears cerró su paso por Argentina con el clásico Shout, seguramente haciendo recordar a muchos treintañeros y cuarentones su primer paso por el país, acompañados por Soda Stereo en aquella noche lluviosa de enero del 90 en el estadio de Vélez Sarsfield, en la que el público también supo subirse a la euforia desde el principio para no saber (y no poder) bajarse.
 

Más videos de Tears For Fears en el Luna Park en el canal de We love retro en Youtube.
Publicar un comentario